El CEO de Tesla, Elon Musk, presentó su robot humanoide llamado OPTIMUS que funciona con la misma IA utilizada en la flota de coches eléctricos autónomos de Tesla, pero que además tiene la intención de ser un trabajador y amigo. Con el aprovechamiento de los conocimientos tecnológicos y de economía de escala adquiridos en SpaceX y Tesla Elon Musk se acerca aún más a los hogares, con este robot con espíritu doméstico.

OPTIMUS: DEL PROTOTIPO A LA REALIDAD

Hace solo un año Elon Musk presentaba un sencillo concepto, un robot personal con espíritu doméstico, y en esa primera presentación no pudimos ver una versión física del prototipo, tuvimos que conformarlos con un personaje disfrazado de prototipo que resultó bastante absurdo, pero nos enteramos que  algo estaba tramando y que iba a ser, nuevamente, importante y revolucionario.

Ese prototipo inicial ha pasado por varias fases de desarrollo hasta llegar a la última generación, que no es una versión definitiva, sino que se trata de una evolución más, un verdadero prototipo que comienza a tener ciertas funciones de movimiento, evidentemente no acabado, pero tangible, como habían anunciado en 2021.

 

Tampoco te imagines que el robot apareció haciendo malabares, en la presentación el prototipo saludó y dio unos pasos con excesivo cuidado.  El segundo modelo no podía caminar y tuvo que ser transportado al escenario por varias personas, lo que en principio podría dar la impresión de falta de desarrollo pero realmente sería importante valorarlo por lo que es, una muestra más de su visión del mundo.

Las características o funcionalidades del robot son secundarias, en este punto, Tesla se ha posicionado a un nivel tecnológico que ya le define y este robot es una muestra adicional, se expande, crece, ya no solo hace coches, tampoco se limita a ir al espacio, se reinventa creando productos que podemos incorporar en nuestra vida cotidiana y revolucionará nuevamente nuestra manera de percibir el mundo con su incursión en la robótica avanzada y ahi está su valor.

Evidentemente Tesla no es la primera empresa que incursiona en el mundo de la robótica, de hecho los pasos tímidos del Tesla Bot se ensombrecen con las habilidades de la versión de Boston Dynamics, la diferencia radica en la visión de Musk, siendo que su versión está programado para cumplir con tareas específicas con una «inteligencia» que le permita entender el contexto y con el que puedas interactuar, como lo haría un coche autónomo de Tesla y que además pretende  fabricarse a gran escala para producir millones de unidades.

RECICLANDO EL CONOCIMIENTO

La incursión en la robótica avanzada les encuentra a medio camino, siendo que en Optimus se ha reciclado la experiencia y el conocimiento de Tesla y su economía de escala en el desarrollo de una serie de elementos básicos como sensores, actuadores, motores, baterías o chips para crear un robot que pueda realizar una gran variedad de trabajos, tanto industriales como domésticos y con un precio razonable que pueda ser asumido a nivel doméstico.

Sin embargo, la intención es emplear estos robots en un primer momento en fábricas y aquí es donde brilla su visión, porque seguramente un emprendedor o empresario establecido preferirá hacer una única inversión en un robot, que ya ha anunciado Elon Musk será inferior a los 20 mil dólares, pero que le permitirá tenerlo trabajando  por horas con un «descanso» que se limitará a recargar el robot.

Además, el robot no tiene un concepto de «derechos» y ejecutará siempre sus funciones con un nivel matemático de la perfección al contrario de lo que ocurriría con un humano al que habría que pagar más de los 20 mil por año. ¿Esto implica entonces que seremos sustituidos por la máquinas? No, ellos harán el trabajo pesado y nosotros trabajaremos en lo que nos apasiona.

SEGUNDO TIEMPO, USO DOMÉSTICO

Es cierto que la visión en un primer tiempo es industrial, un robot que haga el trabajo mecánico, cargar cajas, empaquetar pedidos, etc, pero la evolución que ve Tesla como visión es la del uso de estos robots en el hogar, que puedan hacer las labores de limpieza, orden y que además pueda tener interacciones con los humanos con un impacto mucho mayor que el que ha generado en el mundo de los automobiles.

El foco ahora, no está solo puesto en la parte técnica y la evolución del prototipo y las limitaciones a nivel legal, siendo que la idea de un robot humanoide no es percibida como equiparable a la de la conducción autónoma de los coches de Tesla, con lo que la lucha ahora es principalmente política con la cara más conservadora de las altas esferas del Gobierno Estadounidense. 

UNA REALIDAD A 2 AÑOS

Después de la presentación del viernes, Musk nos pide mucho, que demos el salto conceptual de un robot que este viernes con mucha dificulta apenas era capaz de saludar, y que en laboratorio parecía levantar algún objeto a un robot que se convertirá en un verdadero asistente que se encargará de hacer todo tipo de trabajos repetitivos, monótonos o pesados, solo el tiempo lo dirá.

En dos años preve tener a la venta estos robots con fines industriales, lo que parece una fantasía, pero hasta el momento, tiene la mala costumbre de materializar cada idea que ha presentado, diseñar un coche eléctrico de cero o volar al espacio, la pregunta es si tú compartes su visión, si crees que otra vez será capaz de convertir la ciencia ficción en realidad.

Author avatar
Luz Angela Hernández Mendoza
We use cookies to give you the best experience.